Búsqueda personalizada

14 de agosto de 2009

La radio hace diez años


Así arrancó la temporada 1999-2000
La gran protagonista del curso fue Onda Cero Radio, que se estrenaba bajo la propiedad de Telefónica, después de nueve años en el manto de la ONCE. Los acuerdos alcanzados entre el aspirante a gigante mediático con Radio Voz y Radio España permitían a la nueva Onda Cero emitir desde la red de emisoras más grande de su historia. Sin embargo, la primera decisión del nuevo equipo gestor generó una enorme controversia: prescindir del programa La radio de Julia y de su presentadora, Julia Otero. La decisión, tomada apresuradamente durante el mes de agosto, levantó una considerable polvareda. Su hueco en las tardes fue cubierto por Marta Robles y el programa A toda radio. Entre sus colaboradores se encontraban Marina Castaño, Jesús Hermida, Luis Ángel de la Viuda o Victoria Prego.

Las mañanas seguían siendo cosa de Luis del Olmo y Protagonistas. El nuevo jefe de informativos, Javier Algarra, se haría cargo del nocturno, La Brújula, a cuyo panel de tertulianos se sumaban Fernando Ónega y Francisco Umbral, entre otros. Los nuevos gestores de la cadena decidieron renunciar a la batalla por el deporte nocturno. En su lugar, encargaron a la factoría de Alfonso Arús (en la imagen) un espacio, Ya te digo, para las medianoches de lunes a viernes. A su fin, Onda Cero quiso avivar el recuerdo de Antena 3 Radio poniendo a Carlos Pumares y su Polvo de estrellas. En enero, la cadena cambió de ubicación el programa con La rosa de los vientos, de Juan Antonio Cebrián, y lo pasó a los fines de semana. El cupo deportivo se cubría con una versión casi vespertina de El Penalty (nueve de la noche), a cargo de José Antonio Luque.

A la mañana del domingo iba Concha García Campoy. También en el fin de semana encontrarían acomodo otras apuestas de la cadena, como las entrevistas a cargo de Tico Medina o las selecciones musicales de José Ramón Pardo.

La Cadena SER, por su parte, se presentó ante sus oyentes con la misma parrilla que la temporada anterior. Tan sólo algún leve ajuste, como el refrito El Microondas, a cargo de Nacho Lewin para la noche del domingo, tenía un aire minímamente novedoso.

El Mundo destacaba del inicio de programación en la COPE la aparición en su parrilla de un espacio ecológico: Planeta COPE, en las tardes del sábado, bajo la batuta de Carlos de Prada. El programa La Mañana, con Luis Herrero, intentó en aquel entonces prescindir de la tertulia política al uso –excepto los viernes- y apostar por “cara a caras” entre periodistas como Melchor Miralles, Consuelo Sánchez Vicente, Jesús Cacho o Manuel Martín Ferrand. Además, Herrero incluyó una tertulia de mujeres con la participación de tres divas del espectáculo: Nati Mistral, Concha Velasco y Alaska.

Las tardes, que hasta la Semana Santa del año siguiente seguirían en manos de María Teresa Campos, estrenaban otras dos nuevas tertulias. En una, Arturo González y Antón Castro debatirían sobre temas sociales. En otra, Amparo Rubiales y Teófila Martínez disertarían sobre el papel de la mujer en política. Al informativo nocturno La Linterna, con Federico Jiménez Losantos, se sumaba un resumen de prensa de la mano de Germán Yanke. José María García, por su parte, encaraba la ya última temporada de Supergarcía en la Cadena COPE.

En Radio 1 de Radio Nacional de España (RNE), hubo bienvenidas y despedidas. Por un lado, Pepa Fernández se ponía al frente de No es un día cualquiera, el magacín de las mañanas del fin de semana que todavía presenta en la actualidad. Sustituía a Magín Revillo y Nuria Guitar. Por otro, el actor José María Pou ponía fin a catorce años de relación con la radio pública, después de no acoger bien el nuevo cambio horario para su programa La calle 42, en el que junto a Concha Barral repasaba canciones del teatro musical. A la gran estrella del momento en RNE-1, Carlos Herrera, le tocó madrugar un poco más y empezar su Buenos días a las siete. Sería su última temporada en la cadena. Mientras tanto, el magacín de tarde Lo que es la vida, con Nieves Herrero, sumaba como colaboradoras a las actrices Concha Cuetos y Juana Ginzo y a la torera Cristina Sánchez. Las madrugadas de la radio pública experimentaron cambios: Andrés Aberasturi cedía su espacio anterior a Pilar Socorro y su Cita con Pilar, para pasar a acompañar a los oyentes ya a partir de las tres.

El hoy presentador de La Noria (Telecinco), Jordi González, se unía a la nómina de RNE. Además de presentar un magacín diario en RNE-4 (sólo para Cataluña), asomaría semanalmente por la antena de RNE-1 para conducir Afectos Sonoros, un programa de entrevistas para las tardes del lunes. Por su parte, Francisco Pérez Abellán asumió un programa de sucesos para las madrugadas del sábado al domingo.
----------------------------------------------------------------------------------------------
¿Quieres opinar sobre esta noticia o proponer otro tema para el debate? Hazlo en nuestro NUEVO FORO.
Haznos llegar cualquier comentario, duda o sugerencia a redacciondiasderadio@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada