Búsqueda personalizada

22 de agosto de 2010

La radio hace 20 años

En noviembre de 1990, con la temporada radiofónica ya comenzada, entró en escena un nuevo operador. Merced a su adquisición por parte de la ONCE, la Cadena Rato se convirtió en Onda Cero, una cadena de 104 emisoras que se presentaba en sociedad con un logotipo diseñado por Javier Mariscal, en aquellos tiempos en la cumbre de su prestigio gracias a Cobi. En palabras de su primer director general, Ricardo Vaca, el nuevo producto iniciaba ese 19 de noviembre una carrera de fondo, “no de velocidad” para competir con el resto de ofertas comerciales.

Ángela Bodega era la encargada de informar a la audiencia a las siete de la mañana. Cómo ya venía haciendo en la Rato, Alfonso Arús presentaba Arús con leche entre las ocho y cuarto y las nueve de la mañana. Entre esa hora y las diez, el cantante Ramoncín entrevistaba a personajes de actualidad. Después, tomaba el testigo Luis de Benito, fichado desde Radio Nacional de España (RNE). Su programa de mañana llevaba por título Silencio, se habla. De la información a mediodía se ocupaba Ricardo Lizarraga, actual director de la emisora de la cadena en Zaragoza. La información deportiva local se englobaba bajo el nombre de El Cronómetro. Para su primera programación vespertina, Onda Cero creó un falso bloque, llamado La Colmena, que en realidad englobaba tres programas distintos. En el primero, a cargo de José Antonio Ovies, se abordaban temas sociales. En el segundo, capitaneado por Lourdes Zuriaga (hasta 2009, presentadora de Agrosfera, en Televisión Española) se trataban temas culturales. Por último, Andrés Aberasturi tendría un espacio “personal” entre las seis y las siete de la tarde. La nueva cadena no quiso entrar en la batalla entre José María García y José Ramón de la Morena y optó por emitir su programa deportivo nacional a las diez de la noche. Su conductor fue José Manuel Muñoz, director de deportes. Jesús María Santos, fichado desde el Hora 25 de la Cadena SER, se hizo cargo del informativo nocturno. La lucha contra los deportes fue puesta en manos de la cantante Massiel, presentadora de Del cero al infinito.

Pocos cambios en el resto del patio. La Cadena SER puso el énfasis en la continuidad. Juan Ramón Lucas dejaba la sección de economía para conducir el informativo Matinal SER, entre las seis y las nueve de la mañana. En Antena 3 Radio, llegaba a su fin la tertulia La Tarántula, que moderaba Antonio Herrero dentro de su programa y en la que participaban el ex ministro de Sanidad, Ernest Lluch (asesinado por ETA en 2000), el entonces diputado del Partido Popular Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y el ex secretario general del Partido Comunista de España, Santiago Carrillo.

El entonces director de RNE, Enric Sopena, dio un lavado de cara a Radio 5, cuatro años antes de que se decidiera convertirla en una cadena exclusivamente dedicada a la información. La estrategia de Sopena para aquel momento fue clara: convertir a la cadena, de 83 emisoras, en una versión radiofónica del primer canal de Televisión Española. Así, María Teresa Campos presentaba Pasa la vida en la franja de mañana. En la última media hora de programa, el actor venezolano Carlos Mata, estrella del culebrón Cristal, genuino fenómeno social del momento, ponía voz a obras literarias. Acto seguido, Joaquín Prat presentaba un concurso. Por la tarde, Ángeles Caso y José Manuel Parada presentaban al alimón No somos novios, un magacín que incluía otro culebrón a cargo de Delia Fiallo, autora del citado Cristal. Por las noches, Fernando Argenta se ocuparía de La hora de los clásicos. Los tramos informativos se realizaban en conexión con Radio 1. Los domingos, al terminar Estudio estadio en TVE-1, Matías Prats se ocupaba de una versión para radio.
----------------------------------------------------------------------------------------------
¿Quieres opinar sobre esta noticia o proponer otro tema para el debate? Hazlo en nuestro FORO.
Haznos llegar cualquier comentario, duda o sugerencia a redaccion@diasderadio.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada